7 jun. 2010

Pasado Comprometedor.

Yo sé, yo sé. Hace mucho tiempo me planteé exactamente la misma pregunta. Debería leer?

Claro que por aquellos tiempos su pérdida me pesaba, mucho más de lo que pudiera haberme pesado cualquier otra. Su recuerdo me perseguía. Cualquier cosa me conectaba a ella, incluso el contacto con las mujeres que desfilaron por mi cama después de su partida.
No me atrevía a amar. Tal vez no sabía lo que era amar.

Realmente pensé que la amaba. Desde el primer momento que compartimos, dos desconocidos divirtiéndose a costa de otros.. Dios, sabía que sería capaz de dejarlo todo por ella si alguna vez se atreviera a insinuarlo. Creía amarla, aún cuando me daba cuenta de que no la conocía en lo absoluto.. aún cuando sabía que ella jamás dejaría de ser un misterio para mí.

Tal vez fue su condición de misterio la que me hizo obsesionarme con ella. Creí saber cómo sonaba cada acorde de su voz. Creí ser capaz de memorizar cada rincón de su cuerpo, por pequeño e insignificante que pareciera. Hasta llegué a pensar que sentía algo por mí.

Un día, sin más, se fue. Solía hacerlo, como solía dejarme recados tirados por ahí. A un lado de su ropa, entre las sábanas, bajo los muebles.. En el bolsillo de mi abrigo. Acostumbraba leerlos una y mil veces, hasta que el frágil papel comenzaba a caerse a pedazos.

Ese día, no hubo recados. Ni uno. Ni siquiera una llamada, en días. Comencé a tiritar y encerrarme en mí misma al percibir la ausencia de su aroma. Intenté rodearme de cualquier cosa que me recordara a ella.. Hasta que el abogado del diablo llegó.

Había huído. Huído del mundo. Huído de mí.
No quise buscarla, ni siquiera quise saber dónde se encontraba.
Decidí que dejarla libre era lo mejor que podría hacer, y cumplí.

Una vez a la semana, alguien acudía a mi para preguntar cómo estaba. Yo no dejaba de preguntarme que habría pasado de haber seguido sus huellas.
Cómo responder sin saber la respuesta?

6 jun. 2010

Teoría.

Nadie vive tan poco tiempo como para tener la seguridad de nunca haber echado nada a perder.